Foto portada El control

¿Quieres comprarlo?Haz click aqui

Gracias al instinto de supervivencia al nacer respiramos, mamamos y más adelante nos atrevemos a andar o hablar; sin embargo, al crecer lo vamos olvidando apoyándonos en valores tales como la avaricia, envidia o ira. ¿Por qué? Quizá podríamos volver a fijarnos más en nuestro instinto individual.

PORTADA 6 ED El Control

ISBN: 978-84-608-1308-8

550 páginas

Formato: 15×21 cm.

Tapa blanda

1ª edición: julio 2012

6ª edición: octubre 2015

19,95€

Comprar ahora  Empezar a leerlo

“LA VIDA DE CARLA” es una trilogía donde se narran las vivencias de una mujer nacida antes de tiempo dentro de la historia de España. En este tercer y último libro de la saga, “LA VIDA DE CARLA: El control”, descubriréis el viaje de Carla hasta la vecina Francia donde accederá a la Facultad de Enología en la ciudad de Burdeos. Allí, Carla conocerá a interesantes personajes que le ayudarán en su futuro profesional. Mientras, dejará a su familia y viñedos en Yenco donde continuará construyendo los cimientos de su gran proyecto, encontrando dificultades y nuevos enemigos. Proseguirá el clan de los Fernández adentrándose en su vida hasta límites insospechados.

Los Fernández” continuarán mostrándose en el relato, acercándose cada vez más al nombre de Carla..

FOTO VINO UVAS

André Peirón, sentado en su despacho, no era capaz de conseguir mover sus miembros para ejecutar la orden de su cerebro. Debía atreverse a operar tal y como le pedían las letras recién leídas escritas en un perfecto francés por una española: “Ábrelo y pruébalo, después me llamas, tendremos que renegociar el precio”, venía a decir la traducción. El comerciante llevaba esperando lo que tenía delante mucho tiempo. Estaba convencido de las capacidades de su socia, confiaba en ella, y desde el principio imaginó el momento en que su mina particular de diamantes le diera el más grande conocido en el planeta. No sabía si lo que tenía frente a sí, era esa joya; aunque las misteriosas palabras escritas en el papel y la falta de aviso de recepción del paquete, llegado por sorpresa, le hicieron sospechar si la enóloga lo hubiera conseguido al fin. Esperó unos minutos más: la tardanza reforzaría el descubrimiento. Era como estar delante de un gran pastel de chocolate con nata y fresa, rezumante de calorías y sabor, contemplando lo rico y sabroso que resultaría. Sintió su paladar ansioso, su nariz impaciente, su vista ávida de visiones y sus neuronas preparándose para el veredicto. Sus manos terminaron por realizar el movimiento preciso con el aparato oportuno, descorchando la botella descubierta dentro de la caja de madera, junto con otras once, iniciando el proceso de cata, eternamente empleado y mejorado con el paso de los años.

 

Por orden de aparición en la novela.

AMELIE Y CATHERINE: Las hermanas Binoche, hijas únicas de un matrimonio acomodado de Burdeos que regentan la residencia de señoritas Madame Binoche, en la lujosa mansión ubicada en el barrio D‘Anjou recibida como herencia de sus progenitores. Solteras, ambas sin pretendientes ni ánimos de boda, se centran en la adecuación de la vivienda familiar, amplia y señorial, para hospedaje de las hijas estudiantes de hombres pudientes.

FRANÇOIS: Trabajador de la residencia Binoche. Chofer, jardinero, electricista, fontanero, carpintero, albañil… En general hombre multiusos.

JOSEFINE: Empleada en la residencia Binoche. Cocinera, limpiadora, lavadora, planchadora… Mujer para cualquier labor de la casa

LULU: Empleada en la residencia Binoche. Hija de Josefine, joven menor de edad inexperta, aprendiz de cualquier tarea impuesta por los habitantes del lugar.

MARI, JULIETTE, VANESSA, SOFÍA: Jóvenes estudiantes que comparten residencia junto a Carla dentro de la mansión Binoche.

PIERRE DIPAU, PHILIPPE: Profesores de la Universidad de Enología de Burdeos.

MANOLO, FAUSTINO, JOHN, ENRI: Compañeros de estudios de Carla.

OLIVIER MATIS: Profesor de bioquímica de la facultad de Enología en Burdeos. Será la primera persona amable que conocerá Carla y se convertirá en un personaje de peso en esta última parte de la saga.

CARLA SARMIENTO “La controladora”. Carla continúa luchando, si bien, poco a poco irá tomando el control de su vida. Al principio de este libro, con 23 años, aún es una mujer a medio hacer; si bien, según avanza la historia y van pasando primaveras, la protagonista se volviendo cada vez más fuerte y segura.

JORGE: Hijo de Pepe. Se convierte en un pilar importante en los negocios de Carla.

PABLO: Amigo de la niñez de Carla. Otro pilar esencial de sus empresas.

REMIGIO: Constructor de la bodega.

MIGUEL BUENO BERMEJO: Dueño de las Bodegas Bermejo, explotación cercana a Yenco.

“LOS FERNÁNDEZ”: Prosiguen apareciendo durante todo el relato. El señor Genaro, Doña Franca, Pedro, César, Clavellina…

NICOLÁS ROYALE: Dueño de las Bodegas Royale junto a su hermano LOUIS. Una las empresas vinícolas más importantes de Burdeos.

CLARA CAMPOAMOR (personaje real): Política española, defensora de los derechos de la mujer. Huyó de España a causa de la guerra civil, y pasó sus últimos años exiliada en Suiza.

BELÉN PUERTO: Ginecóloga de Carla.

NINETTE Y DIEGO: Hijos de Carla.

ANDRÉ PEIRÓN: Socio bordelés de Carla.

BURDEOS CIUDAD

BURDEOS: Burdeos, en francés Budeaux, ciudad portuaria del sudeste de Francia, capital de la región de Aquitania, será el principal nuevo escenario de esta última parte de la trilogía. Carla irá a este lugar para estudiar en su facultad de enología y vivirá intensas situaciones. Con ella recorreremos la ciudad, descubriendo el río Garona, la universidad, sus monumentos, sus calles; e, incluso, se alejará por las regiones cercanas empapándonos de paisajes cargados de vides, châteaus y bodegas centenarias. Los viñedos nos seguirán acompañando en la última parte de la trilogía, apareciendo los laboratorios, los experimientos,  la enología, y, por tanto, la producción de vino en todos sus matices.

 

BURDEOS VIÑEDOS

LAUSANA: Ciudad de Suiza, situada a orillas del lago Lemán, a donde irá Carla para entrevistarse con un personaje imprevisto.

YENCO: El pueblo a orillas de río Duero se va abriendo a lo nuevo. Las extravagancias de Carla y la llegada de los años 60 afectan a la sociedad yenquense quien empieza a mirar en color y se va quitando el gris plomizo del pasado. Bodegas, vides y uvas pintarán de tonos verdes y púrpuras las líneas de este libro; barricas, fermentaciones y probetas le darán olor a vino, roble y química.

DIBUJO EL CONTROL