PORTADA WEB DUNAS OTRA

¿Quieres comprarlo?Haz click aqui

Yo tenía una granja en África… Para todos esta frase significa: «Memorias de África», pero para mí tiene una razón más allá que Meryl Streep y Robert Redford. Ni en mis más psicodélicos sueños hubiera llegado a imaginar que terminaría en el gran continente. Una ginecóloga como yo, con prestigio y clientela suficiente para acabar sus días en su consulta, de parto en parto, con el único objetivo de terminar las citas de la agenda a la hora prevista: ¿por qué tendría que abandonar las comodidades de la confortable Europa para migrar a la salvaje África? Solo una razón, una única justificación anclada en el más antiguo e inevitable de los motivos… No lo diré: desvelaría demasiado. Tendréis que esperar.

PORTADA WEB DUNAS OTRA

ISBN: 978-84-16181-74-2

596 páginas

Formato: 15×21 cm.

Tapa blanda

1ª edición: noviembre 2013

3ª edición: agosto 2015

16,95€

Comprar ahora  Empezar a leerlo

BAJO las DUNAS ROJAS es una historia de contrastes vitales, narrada por Clara Montes Parra, una ginecóloga madrileña con la vida totalmente solventada, dueña de una clínica en plena expansión en el momento de iniciarse este relato, el año 2008.
El principio del libro es una novela romántica de viajes y amor, donde conoceréis los inigualables paraísos africanos junto a Clara, descubriendo la parte boyante, rica y turística de Namibia: sus desiertos, reservas naturales, hoteles de ensueño… Hasta que la protagonista será atrapada por una organización armada que la introducirá en un mundo digno de la peor pesadilla, de donde tendrá que salir por sus propios medios, sacando sus instintos más primitivos y animales. Esta fase de la obra estará llega de misterio, tensión e intriga manteniendo en vilo al lector hasta el final.
El desenlace de la historia es policíaco, pues aparece la inspectora Robles, quien nos tendrá que responder a todas y cada una de las preguntas que se han formado durante la lectura del libro.
En el final, Clara se replanteará los valores de su existencia, después del infierno que tendrá que sobrepasar en África, despertándose su conciencia y probablemente la del lector.
Solo hay que leer “BAJO las DUNAS ROJAS” para entender su título y portada.

Estos son tres dibujos que trasforman en imágenes mis palabras. Tres fragmentos muy intensos de la aventura de Clara en África.

FOTOS DUNAS MAZMORRAS

Nos amarramos como sin en ello se nos fuera la vida, nos dimos la mano con tanta fuerza que temí me hiciera daño: ella tenía una mano más grande que la mía, más rugosa y con más potencia. Me dio la sensación de que me la estrangularía. Mi compañera hablaba sin parar, emocionada, su tono lo rebelaba y yo aportaba mis frases cuando ella callaba, sabía que era cuando me tocaba dar una respuesta. Continuamos asidas, yo a su antebrazo y ella al mío, manteniendo un diálogo alienígena que nos alimentaba y calmaba a las dos.

El alarido fue tan intenso y desesperado que cargó mi corazón de un cariño intenso, enorme y desinteresado hacia aquella criatura fea, desfigurada y empapada en todo tipo de restos del cuerpo humano de su madre, amarrándola con ansiedadFOTO DUNAS PARIENDO sobre mi pecho, manchándome aún más la ropa con sus fluidos. Dicen que en el mundo animal se producen maravillosas sorpresas de depredadoras embarazadas o recién paridas que admiten y cuidan a crías, hijas de sus posibles presas. Yo no era una leona ni el bebé una gacela; sin embargo, el sentimiento de protección que experimenté hacia él fue tan fuerte que podría haber mordido a quien quisiera quitármelo. Rompí aquel roce, el primer contacto del recién llegado con un ser de su misma especie, volviendo mi interés al de su olvidada madre. Antes, me ocupé de él, pero con una mayor celeridad.

Le limpié todo lo que pude, con las tiras de sábanas, no utilizando agua; debía guardarla para los dos. Primero, intenté dejarlo en el suelo, pero estaba todo tan sucio con todo tipo de líquidos, que lo deposité sin nada por encima de su piel sobre el pecho desnudo de su madre, entre los dos pezones. Entonces, observé lo que muchas veces había leído, visto en vídeos o libros: el bebé moviendo su cabeza, incluso reptando como una lagartija, dirigiéndose directo a uno de los pezones en donde después de cabecear, se enganchó y empezó a succionar. Me quedé atónita, de piedra, sabía que eso era posible, era lo que teníamos en los genes, la orden que nos transfería nuestra genética nada más nacer, buscar el botoncito al cual aferrarnos y chupar para vivir: la supervivencia pura y dura.

FOTOS DUNAS CAMINANDO


Anduve toda la noche, hasta que el tercer amanecer me sorprendió esta vez sin mi amiga en el desierto del Kalahari; sin embargo, tenía a su hijo, su rollizo descendiente que amarrado a mi pezón no había llorado nada en todo el recorrido. El balanceo de mi cuerpo y el chupete encontrado le tenían hipnotizado. Solamente se quejaba cuando le quitaba de su fuente de placer, al comprobar en mi piel la humedad, cambiándole el prototipo de pañal inventado pararetornarle a su pasión: mi pecho.

Por orden de aparición en la novela.

CLARA MONTES PARRA: La protagonista de la novela. Nace el 24 de abril de 1975 y cuando se inicia esta historia tiene 33 años. Ginecóloga madrileña hija de una familia acomodada social y económicamente. Sus padres son Nicolás y Lola; y su hermano Juan. Es dueña de la Clínica Montes, un negocio en plena expansión. Una mujer elegante y atractiva, competitiva y ambiciosa en su trabajo. Tendrá que vivir una impactante aventura en África.

FABIANO VELUCHI: 39 años. Un adinerado italiano, cuyo altruismo le animó a formar una organización sin ánimo de lucro, llamada “WE HELP”, para ayudar al pueblo namibio. Atractivo, hablador, y con un encanto especial para la seducción.

TRABAJADORES DE LA CLÍNICA MONTES: Raquel (médica mano derecha de Clara), Juan (informático).

HANS: Médico holandés con quien Fabiano forma la asociación en Namibia.

TRABAJADORES DE “WE HELP”: Katherina (pediatra), Lupita (ginecóloga), Linda (enfermera) y Jhanda (empleada)

OWAMBA: Paciente de la clínica que tiene la asociación We Help.

SHEWAKI: Primera rehén de las mazmorras.

JHUANMI: Segunda rehén de las mazmorras. Con esta Clara se comunica. Importante personaje para el futuro de la protagonista.

OTAMBA: Hijo del jefe de los bosquimanos. Le llaman ojo de leopardo.

SHANDUMA: Madre de Otamba, mujer del jefe.

JARIMBA: Curandera de la tribu de los bosquimanos.

OLAF: Bosquimano que conoce la lengua inglesa. Tiene un físico muy diferente al resto de su tribu: es mulato, grande y fuerte. En su rostro se aprecian rasgos africanos y europeos. Esencial para el futuro de Clara.

GIMBA: Madre de Olaf.

GAMBEA: Novia de Olaf.

NICOLÁS Y LOLA: Hijos de Clara.

SUSANA ROBLES: Inspectora española que llegará a Namibia con la intención de resolver el caso de Clara. Mujer de cuarenta y cinco años, soltera, sin hijos, abogada y policía.

SHIREONE: Jefe de una comisaría de policía de Namibia.

IRINA: Enfermera rusa.

ESPAÑA: El inicio de la novela se desarrolla en dos escenarios: Madrid, donde tiene su residencia y empresa la protagonista; y, Barcelona, lugar al que acude para expandir su negocio, y se encuentra con Fabiano. Ambientes modernos, actuales y cosmopolitas.

1 FOTO MAPA ÁFRICA

NAMBIA: Será el principal escenario de BAJO las DUNAS ROJAS. Primero sus ciudades: Windhoek, la capital, donde se ubica la asociación de Fabiano, alojándose en el hotel Hilton; Swakopmund, un pueblo al oeste del país, en la costa atlántica, creado por los alemanes el siglo pasado como zona de veraneo; Walvis Bay, localidad más pequeña, también en la costa, igualmente turística y de aspecto europeo. En general, las metrópolis visitadas sorprenden tanto a Clara como al lector, pues se muestra la parte más próspera y boyante del país: calles limpias, despejadas y bonitas; espacios amplios, bien proporcionados y ordenados; carreteras debidamente señalizadas, sin atoramientos y con los elementos típicos para la organización del tráfico; edificios correctamente construidos, con un formato armónico; amplios espacios verdes de vegetación suntuosa, palmeras y plantas exóticas desconocidas; locales comerciales, tiendas, bancos y negocios prósperos… Lugares que recuerdan a las metrópolis alemanas o a las colonias europeas, visiones que se alejan de lo que uno esperaba encontrar en una ciudad de África.

3 FOTO WINDHOEK AIRE 9 FOTO SWAKOPMUND CASAS

También descubriremos la belleza vegetal y animal de Namibia. El desierto del Namib, una enorme extensión de dunas que se alzan majestuosas y arbitrarias en una mezcla de tonos anaranjados y rojos, dando paso a una sucesión cromática, sin igual, de ocres, amarillos y escarlatas. La costa de los esqueletos, el lugar donde se enfrentan las arenas del desierto del Namib con las aguas enfurecidas del océano Atlántico en cuyas orillas se entierran, por igual, restos de navíos y cetáceos. El Cabo Cross, una de las mayores colonias de focas que se puede encontrar. La laguna de Walvis Bay, para avistar todo tipo de aves. El Parque Nacional de Etosha, una gran cantidad de hectáreas verdes con acacias centenarias a cuya sombra acuden elefantes, leones y jirafas, además de una infinidad de fauna variada local. El desierto del Kalahari, con sus indígenas, los bosquimanos… Y una gama amplia de paisajes exóticos que nos harán viajar hasta África y sentirnos en la piel de la protagonista.

10 FOTO COSTA DE LOS ESQUELETOS

Frente al desarrollo de las grandes ciudades, las zona turística creadas por los europeos para su descanso y la belleza del paisaje natural, nos encontraremos con barrios desfavorecidos, tribus indígenas y pobreza.

1 FOTO ZONA DESFAVORECIDA NAMIBIA

Fotos